Blogia
Tiermes

¿Ciutadans de dónde?

¿Ciutadans de dónde?

Era sábado y Ciutadans de Catalunya daba una charla de presentación en Masnou. Pin y Pon se levantaron perezosos de la siesta y decidieron echar un vistazo, curiosos ante semejante rareza: no nacionalistas en Catalunya, o un trébol de cuatro hojas cuya suerte está por ver. Llegaron algo tarde y se encontraron con la puerta cerrada. La fiesta, sin embargo, estaba fuera. L’Oriol, la Laia, en Quim i la Mireia, ataviados con sus pañuelos palestinos, banderas esteladas y burros de pura raza, increpaban al pobre urbano masnoví cuyo día de mayor trasiego debió de ser un fin de semana de permiso en que arregló la valla del jardín de casa. La Laia i l’Oriol se quejaban de que no les dejaban entrar. Los organizadores se encaraban con ellos y los improperios iban de un lado a otro. Que si tú me has faltado al respeto, que si això és un acte públic, que si patatín, que si patatán. Divertidos, Pin y Pon llegaron hasta el acceso y el poli les preguntó que a dónde iban. Pues a la conferencia, es aquí, ¿no? Ya, ¿y a qué venís, a reventar el acto? Pin y Pon se miraron incrédulos y al final les dejaron pasar con más de una duda en la mirada de los centinelas. Ep, vosaltres, no entreu, el que us han de dir no us interessa, són tot mentides… On heu comprat l’entrada? Iba diciendo la comparsa mientras formaban un 3 de 5 amb folre.
Y el caso es la fiesta no estaba fuera, sino dentro. La verdad es que la charla fue un poco burda. Tres conferenciantes de entre los cuales el único aplaudible fue Francesc Carreres, los otros se dedicaron a recopilar anécdotas en las que el castellano quedaba maltratado por instituciones o antropoides como los de la entrada. Después empezó el turno abierto de preguntas. Y ahí hubo de todo. Desde catalanes cansados de políticas donde prima más la identidad que la sustancia, hasta emigrantes de todo el estado quejándose de lo mismo. Las perlas las pusieron un ex militante del PSUC que ahora se sentía a la derecha del PP, u otro que recriminaba al futuro partido unos supuestos complejos que le llevaban a situarse en la izquierda. Para acabar tomó la palabra un joven al que casi le faltó proponerles firmar pactos en un futura e hipotética alianza de partidos. ¿Pero de qué partido eres? Eso es lo de menos, decía el otro. Pero el pez ya había muerto por la boca. Después de cada intervención había aplausos, y debo decir que éstos recibieron bien pocos. Todo lo contrario que Pin, ovacionada por las masas. Tan picada estaba que utilizó el catalán presentándose como charnega: porque las lenguas enriquecen, es por eso que ahora estudio árabe y me siento defensora de cualquier inmigrante, no sólo de los que llegaron en los años 50. En cuanto a los complejos, si alguien debería tenerlos son los de derechas, que por no tener no tienen ni vergüenza.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gemma -

¡Que viva Pin, que viva Pin! Besitos a la niña, que sabe lo que se dice.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

supercharnego jgobrero -

Ummmh!. Las aventuras de pin y pon como nuevo tema del blog. Tengo ganas de ver que aventuras les deparan a estos dos personajes.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres