Blogia
Tiermes

Almanzor - VIII

Almanzor - VIII

Y por último dos historias referidas a tesoros y tumbas, dos vidas de leyenda que, pese a estar separadas por miles de kilómetros y cientos de años, conservan un macabro parentesco, las de Almanzor y la de Genghis Khan.

Los caudillos mongoles tenían la irritante costumbre de masacrar todo a su paso sin ánimo de conquistar. ¿Por qué administrar una ciudad y su territorio si ellos no tenían ciudad propia? Y sobre todo ¿Por qué hacerlo si las ciudades se habían demostrado débiles ante sus artes de la guerra? El caso de Almanzor era bien distinto, tras múltiples intrigas de corte había alcanzado el poder de Al-Andalus, pero no había luchado contra los cristianos, algo inconcebible para un líder cordobés de la época, tanto como para un presidente de los EUA de hoy en día que no haya metido sus soldaditos en tierras de Oriente. Pero no nos desviemos del tema. Almanzor, como el Khan, tampoco pretendía conquistar, sus aceifas tenían como objetivo machacar a los enclenques reinos cristianos y enriquecerse a su costa. Y a fe que lo hizo. La cronología es escalofriante: en el año 981 arrasa Zamora, en 982 toma Zaragoza, en 984 León, devasta Astorga y los monasterios de Sahagún y Eslonza. En 985 saquea Barcelona, pero su mejor actuación, la que volvió loco a sus seguidores, fue la llevada a cabo contra Santiago de Compostela, corazón de la cristiandad hispana. Arrasó la ciudad y volvió a Córdoba con las campanas de la catedral a hombros de esclavos cristianos en una particular peregrinación hasta la capital de califato. El resto de ataques los dirigió contra Navarra, cuyo rey, años antes, había bajado hasta Córdoba para rendirle pleitesía, pero ni por estas. La historia dice que su última expedición la hizo contra Castilla, pero hacia el verano de 1002 se encontró enfermo en tierras de Soria y buscó refugio en la retaguardia. Dicen que murió cerca de Medinaceli. La historia popular dice que esta enfermedad era la de la derrota, y que huyó por tierras de Calatañazor donde los cristianos por fin pudieron darle venganza (“En Calatañazor, Almanzor perdió su tambor”), aunque testimonios históricos de solvencia no existen, y los argumentos con los que he dado parecen más un intento muy nuestro de salvar la honra con gestas, que tienen más de legendario que de histórico.
¿Pero dónde está el cuerpo de Almanzor? Mientras que los paisanos de Calatañazor aseguran que el Valle de la Sangre lo es por la sangre morisca que en él se vertió, y no por el tinte que le da el atardecer, los paisanos de Medinaceli dicen que la insigne tumba está oculta en alguna colina de las proximidades, y que alberga no sólo su cuerpo, sino un fabuloso tesoro, Mesa de Salomón incluida. Sin embargo, los vecinos de Sierra Magina, entre Jaén y Granada, no presumen de tener sus mortajas, no, pero sí su tesoro, pues dicen que cuando el caudillo escuchó el aleteo de la muerte decidió buscarle un escondite a su fortuna, tras lo cual mató al amigo que le había ayudado a encontrar el escondite, y no contento con eso aniquiló también a todo su séquito para que no hubiese posibilidad alguna de ser traicionado. Encantador, ¿verdad?
En su descargo he de decir que las páginas que he encontrado sobre el mito de la muerte de Almanzor, hacen referencia al sentimiento de inferioridad que arrastraban los cristianos ante el victorioso enemigo, y que eso fomentó la creación de leyendas sobre su derrota y probablemente las historias sobre su malévola persona.

Ya lo dicen, que la historia la escriben los vencedores -a veces con mejor y otras con peor letra- aunque sea 4 o 5 siglos más tarde, pues a Almanzor no le venció más que la muerte.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

el de tiermes -

pues sí, me salté toda la parte de ascenso al poder porque sería un artículo muy largo, pero tuvo tela el amigo. no tuvo reparos, conjuras, matrimonios de conveniencia, asesinato... una perla, vamos!

jose -

Vaya, Córdoba y Soria de nuevo vinculados. Este personaje me apasiona, porque aparte de su fama de azote de los enemigos, ha sido un ilustre trepa y la historia de su ascenso es digna del peor buitre de Wall Street.
En fin, empezar el lunes con tu artículo da más energía que el cola cao.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres